Cerrar este anuncio
Publicidad
22
sep

Unexpo: Cinco décadas siendo pionera


Escrito por Adriana Ciccaglione/ Milagros Castro
septiembre 22, 2012

"Señor Presidente: Barquisimeto le pide el Politécnico”, esta frase en 1962, se encontraba estampada en toda la correspondencia que salía de la capital musical. En ese año la directiva dela Sociedadde Amigos de Barquisimeto (SAB), dispuso de esta campaña, para que el entonces presidente Rómulo Betancourt volteara su mirada y aprobara la construcción del el Instituto Politécnico Superior de Barquisimeto.

Era necesario, y ya en 1955la SABdirigida por Raúl Azparren, había hecho la solicitud de un Politécnico en la capital larense. Día a día a través de un programa radial que dirigían, se comunicó tal propuesta y la colectividad estaba atenta ante cualquier información y adelanto en cuanto a terrenos, construcción, la población también anhelaba un espacio en el cual tener estudios superiores y que éstos fueran de nivel.

Comienza una lucha, ya que en Valencia había sido creado un instituto politécnico y se pedía a los ciudadanos larenses la colaboración para que Barquisimeto también tuviera una universidad de este tipo.

Según Gaceta Oficial dela Repúblicade Venezuela No. 26958 de fecha 22 de septiembre de 1962, Decreto Nº 86, por el cual el Presidente dela República, señor Rómulo Betancourt, creó el Instituto Politécnico Superior, con sede central en la ciudad de Barquisimeto, luego de ciento diecisiete días de esfuerzos,  angustias, reuniones, declaraciones de prensa, y todo un trabajo hecho con mística y seriedad.

De lo que fue el Instituto Politécnico Superior de Barquisimeto hoy en día Universidad Nacional Experimental Politécnica (Unexpo), nace los estudios politécnicos en Venezuela.

Hoy a 50 años de abrirse las puertas a este tipo de educación en nuestro país y de ser pioneros, Barquisimeto lo celebra a través de las voces de personajes que dejaron una huella en la institución y quela Unexpotambién los marcó de alguna u otra forma. Serán ellos pues, quienes hagan un recorrido de cinco décadas de historia.

 

Satisfacción doble

Es ingeniera electrónica, egresada en enero de 1974 de la primera promoción de Ingeniería enla Unexpo.Laprofesora Luisa Escalona de Castañeda aprendió en las aulas de esta universidad y hoy sigue ofreciendo esos conocimientos que tiene.

"Antes de nuestra promoción, los que se graduaban eran tecnólogos. Incluso cuando yo entré al Politécnico ofrecían Tecnólogo dela Construccióny yo quería estudiar esa carrera, pero nunca la llegaron a abrir. Inmediatamente después de haberme graduado me inserté en el campo laboral, logrando trabajar en diferentes empresas que me dieron la experiencia que necesitaba”, comenta Luisa Escalona de Castañeda.

"Es en 1990 cuando comienzo a trabajar en el Politécnico de Guayana. En ese momento estaban abriendo Ingeniería en Electrónica, yo tenía la experiencia en Computación y cátedras de Informática, así que me dediqué a eso, tanto que en 1992 me designan jefe de área de ese departamento. Pero no fue sino hasta el 7 de noviembre de 2000 cuando regresé a Barquisimeto”, añadió.

Comentó que se enorgullece de participar enla Unexpoporque tanto su carrera profesional como la de docente fueron impulsadas a través de esta casa de estudios superiores. De la misma forma el doctorado en Ciencias dela Ingenieríala pudo estudiar en el Politécnico.

"Es un ejemplo para mis hijos, y para los estudiantes.La Unexpoes una universidad invaluable con el cual me siento identificada. La mística que tenemos ante los problemas es importante. Sigo trabajando allí y lo que puedo destacar es que la mayoría de los egresados tenemos sentido de pertenencia. La filosofía politécnica se mantendrá pese a las situaciones críticas que atravesamos”, expresó.

Fuente de producción

La profesora Evelis Franco fue la primera orientadora dela Unexpocuando era Instituto Politécnico Superior. Recuerda el día exacto en que ingresó a la institución a laborar, 3 de agosto de 1966.

"Entré en Psicología Aplicada, soy egresada en esa área dela UniversidadCentralde Venezuela (UCV). En ese tiempo había muy poco apoyo a los psicólogos, decidí aceptar el riesgo y trabajar en la universidad. Me jubilé en 1993, pero actualmente trabajo para el Fondo de Jubilaciones dela Unexpo, siempre he estado vinculada con la institución”, comentó Evelis Franco.

Destacó que cuando ingresó ese Centro de Psicología estaba aplicada a la orientación, la guía y el asesoramiento, tanto para los estudiantes, como para el personal que laboraba enla Unexpo, "jugaba un papel importante en lo que era la toma de decisiones. Eso fue lo que caracterizó al Politécnico que fue la primera institución de educación superior que se crea para formar a profesionales. Nuestros egresados juegan un papel fundamental ya que ellos fueron capacitados para contribuir al desarrollo de producción, tecnológico e industrial del país”, dijo.

"El Politécnico es una experiencia muy significativa, me marcó de manera personal. Aprendí que es posible levantar una institución no politizada y en democracia. Había mística en el trabajo y esas son las cosas que te empiezan a enganchar y uno tiene el sentido de pertenencia. Es por ello que quisiera quela Unexpose convirtiera en la universidad líder en América Latina, tiene un prestigio nacional e internacional. Pero esa visión hay que trabajarla con un esfuerzo colectivo”, manifestó la profesora Franco en medio de los augurios que tiene para la casa de estudios superiores.

Sueña parala Unexponuevos laboratorios, una sede mejorada, pero por sobre todo, incrementar la excelencia dentro y fuera de las aulas.

 

Ocho nada más

Iginio Guevara Marcano, fue estudiante egresó en 1969 en la primera promoción del entonces Instituto Politécnico Superior. Aún en su mente conserva aquellos recuerdos que hoy forman parte no sólo de una profesión sino de toda su vida.

"Lo primero que recuerdo es que de centenares de bachilleres y técnicos seleccionados en todo el país, nos graduamos solamente 8 compañeros. Fue una etapa inolvidable, aunque muy dura por la exigencia académica. En los primeros trimestres hubo ‘una raspazón’ y muchos regresaron a sus hogares por vergüenza, sin culminar su misión”, comenta Iginio Guevara Marcano.

Destacó que las materias más ‘difíciles’ eran Cálculo, Resistencia de Materiales, Matemáticas y Mecánica de Fluidos. Y que tanto él como sus compañeros contaban con el padre Aristorena, "un sacerdote que venía de Caracas, quien se gradúo de Tecnólogo Electricista, él era muy buen estudiante. Él se quedaba con nosotros hasta las 10:00 de la noche para explicarnos”.

"Al culminar mis estudios regresé a la empresa Sidor. Al principio no hallaban qué hacer conmigo. ‘Nosotros te conocimos antes de que estudiaras allá. Ahora no sabemos qué eres, porque te has convertido en un producto nuevo. Los egresados de otras universidades son ingenieros y están colegiados. Tú eres un conejillo de indias’, me dijeron. Entonces me propusieron que me pagarían 100 bolívares menos de sueldo y evaluarían mi trabajo. ‘A los 6 meses, o te lo homologamos o te botamos’. Acepté el reto y a los 4 meses me homologaron el sueldo como los ingenieros colegiados, que en ese entonces, 1970, ganaban 2.700 bolívares. Estudiar en esta institución fue lo mejor y estoy orgulloso de ser egresado del Politécnico”, manifiesta contento en medio de todos los sacrificios.

La primera

En nuestros tiempos que una mujer estudie enla Unexpono es una novedad, pero en los primeros años sí. Y eso fue lo que le tocó vivir a Rosa Elena Valderrama, quien es la primera mujer egresada del Politécnico.

"Soy la primera mujer egresada del Instituto Politécnico Superior. Me gradué de Tecnólogo Electricista en 1972. Al principio quería estudiar Ingeniería Química en Valencia, pero Evelis Franco me sugirió estudiar aquí. Así que acepté. Tenía que estudiar todas las noches, porque los profesores eran muy estrictos. No disfrutaba los fines de semana ni los días feriados, era muy fuerte”.

De las materias que más le gustaban, explica que eran cátedras como Cálculo y Matemáticas. Sin embargo, le resultaban difíciles Resistencia de Materiales y Física "con el profesor Alcalá, quien era demasiado exigente”.

"Como anécdotas recuerdo que mis compañeros me vacilaban. Me llevaban a hacer tareas duras. Por ejemplo, en el Taller Eléctrico me ponían a que me ensuciara las manos, se burlaban de mí, me hacían juegos pesados. Me decían: "Vamos a armar un motor” y me daban herramientas que no eran. Pero por haber compartido tantos años con hombres, gracias a ellos tengo una visión diferente de las cosas. Ahora todos son mis amigos, personas estupendas que nos tenemos un cariño enorme, aunque no nos veamos con frecuencia. El Politécnico que vivimos era agradable, disfrutábamos la profesión de ser estudiantes”, comenta una experiencia de su vida que la marcó y que por siempre será inolvidable.

 

Es mi hogar

"Para mí, el Politécnico representa muchas cosas hermosas, significa gratos recuerdos, gente amiga e inolvidables satisfacciones. Aquí trabajé más de 25 años y lo quiero como a mi propia casa. Recuerdo que llegué a laborar como profesora por casualidad. Soy egresada de la primera promoción del Pedagógico de Barquisimeto en 1963.  A los dos años, el Ministerio de Educación me otorgó una beca para estudiar Audiovisual y Relaciones Públicas en Estados Unidos. Al regresar a Caracas, fui al Centro Nacional Audiovisual y llegó el doctor César Quintini solicitando profesores para el Politécnico de Barquisimeto”, comentó orgullosa la profesora Nelly González.

"Acepté el reto y comencé el 16 de septiembre de1967 adictar clases de Lenguaje y Comunicación. De aquellos tiempos hay varias anécdotas. Una se remonta a finales de los sesenta, cuando se realizaban las obras de construcción. Había tanto barro que debía traer dos pares de zapatos para poder caminar y luego dar clases. Finalmente puedo afirmar que el haber dedicado toda mi vida a la docencia en esta institución me complace enormemente, porque he sido testigo de su crecimiento y, sobre todo, de su excelencia y calidad, fortalezas que ha mantenido a lo largo de estos 50 años”, dijo emocionada.

 

Como una herencia

"Desde que tenía 8 años visitaba el Politécnico, porque mi papá, Martín Ocanto, fue fundador y profesor de Dibujo. Mientras él daba clases, yo jugaba. Y el hecho de verlo entre planos y lápices, creo que despertó en mí la pasión por las artes gráficas, carrera que cursé en Caracas. Ya graduado, tuve la oportunidad de ingresar como personal administrativo contratado y tener la satisfacción de instalar el laboratorio de fotomontaje del taller de impresiones. Luego de 7 meses pasé a ser personal ordinario, a partir del 2 de mayo de1980”, desempolvó de los recuerdos Bernardo Ocanto quien aún manifiesta trabajar con orgullo en una institución la cual se ha convertido en su segundo hogar.

"Ha pasado el tiempo, he estudiado y actualmente estoy como supervisor del taller de imprenta, desde el año 2000. Para mí el Politécnico, hoy Unexpo, ha sido parte de mi vida, es un sentimiento que he compartido con mi padre, quien brindó lo mejor de sus conocimientos y experiencias a sus alumnos motivándolos a aprender y pensar, dejando un inolvidable legado. Aunque tengo 32 años laborando aquí, espero seguir por mucho tiempo más, porque esta institución representa todo para mí, es parte de mi familia”, dice quien ha recibido como herencia la vocación del trabajo enla Unexpo.

 

De visita

"Aunque soy obrero jubilado desde 1997, sigo visitando estas instalaciones que forman parte de mi vida. Trabajé en el Politécnico durante 35 años y ese es mi mayor orgullo, porque la universidad representa todo para mí. Aquí están mis amigos, mis vivencias, mis recuerdos. Yo ingresé el 17 de enero de 1966 y desde ese momento me dediqué a trabajar con pasión. Recuerdo que comencé enla Quinta Canaima, donde estaban las oficinas administrativas y cuando culminó la construcción del edificio de aulas, me encargué de la mudanza conjuntamente con el profesor Julio Sánchez Conejo. Con el tiempo llegué a laborar como obrero de artes gráficas y luego fui jefe de reproducción”, rememora con cariño y respeto, Orlando Lameda.

"Durante esos 35 años de trayectoria, una sola vez estuve de reposo, porque me dio bronquitis, y aún así venía enchaquetado. Recuerdo con cariño a muchos profesores y estudiantes de aquella época inicial como: Luis Laya, José Pepe Laya, Manuel Aristorena, Alí Pernalete, Antonio López ‘El flaco’, Cruz María Sigala, Humberto Antonorsi, Antonio Robles, Ángel Milano, Marisela de Algarra, Ismael Longo, Nelly González, Horacio Ireta, Moisés Sánchez, Francisco Ballestero, Eurídice Freitez, Norma Cardiel Rodil, Ady Campos García, Héctor Paredes, Emilio Méndez, Pastor Pausides González y otros docentes extranjeros”, manifestó.

 

Representación genuina

Oscar Chang, estudió Ingeniería Eléctrica, es egresado de la promoción de 1972 y ha participado en proyectos internacionales en el área de la robótica.

Hoy en día la voz del profesional deja susurrar al joven que vivió momentos inolvidables enla Unexpo.

"Recuerdo que en esa época recibíamos apoyo dela UNESCOy venían profesores del exterior para darnos cursos, talleres, compartimos mucho. Nos graduamos 15 ingenieros eléctricos y 10 mecánicos. Soy guaro asimilado de puro corazón”, comenta Chang.

"En el Politécnico había un ambiente muy sano. Estudios politécnicos se dan en todas las naciones, no hay país desarrollado que no confíe en esos profesionales pues ellos ofrecen calidad y alto grado en las investigaciones”, agregó contento por las metas que se han cumplido desde la sede en Barquisimeto.

En 1995 comenzó con su propuesta de robótica. Sigue trabajando y explica que tiene una gran importancia ya que una operación de 4 horas se puede hacer en 15 minutos. Estuvo dos años como profesor invitado enla UniversidadPolitécnicade Madrid y dejó en alto el nombre de Venezuela.

"Le deseo ala Unexpoque cumpla 100 años más siendo una institución de referencia”, dijo expresando sus mejores deseos.

 

Fotos: Edickson Durán, Daniel Báez

Archivo, Cortesía Prensa Vicerrectorado Unexpo

 

Las noticias más vistas de hoy

21
oct

Obituarios 21/10/2014

20
oct

Parlamentarios del oficialismo y de oposición se pronunciaron luego de un segundo hallazgo de medicamentos, en su mayoría acetaminofén, en la ciudad de Maturín al oriente de Venezuela en menos de una semana. El caso que estaba en manos de la Contraloría Sanitaria será enviado a la Fiscalía

20
oct

Este lunes la situación de las kilométricas colas en las bombas de gasolina continua, situación que viene ocurriendo desde los días sábado y domingo en diversas zonas de los estados Lara y Yaracuy

20
oct

Largas colas se registraron en las estaciones de servicio del centroccidente venezolano. En algunas ocasiones los habitantes de esta zona debieron esperar por dos horas para surtir sus vehículos de gasolina

20
oct

Estaciones parcial o totalmente cerradas en varias regiones del país ha sorprendido a los venezolanos. Los usuarios temen que se repita la situación de desabastecimiento similar a la del paro petrolero del año 2002

20
oct

41 panelas de presunta cocaína y marihuana fueron incautadas en el estado Trujillo al occidente de Venezuela, luego que la Guardia Nacional Bolivariana la encontrara alojadas en los cauchos de un tractor. La sustancia era trasladada al oriente Venezolano

© 1998 - 2014 C.A. EL IMPULSO | J-00012371-3

Barquisimeto - Venezuela - Todos los derechos reservados