Cerrar este anuncio
Publicidad
26
mar

La Semana Santa se vivía con devoción y respeto


Escrito por Jesús Lárez/Foto: Archivo
marzo 26, 2013

Abuelos ven con nostalgia cómo se han venido perdiendo valores morales y religiosos en la familia, enaltecidos durante la Semana Mayor, lo que ha derivado en la carencia de espiritualidad.

Unión familiar

Ana Jiménez, una caroreña nacida en 1926 que laboró en Sanidad y vive de su pensión, se dedica a los oficios domésticos, asiste a la iglesia y colabora en el asilo de ancianos San Vicente de Paúl. Expresa que antes, durante la Semana Santa, todas las familias se reunían. Quienes vivían lejos, llegaban a la casa.

"Era mucha la alegría y unión que yo notaba en ese tiempo. Ahora no es igual. Además, quienes se quedaban en casa ayudaban a cocinar para todos”.

Misa y respeto a templo

Jiménez dice que la iglesia permanecía abierta todo el día.

"En la tarde había la misa oficiada de espalda al pueblo en latín y solamente el sermón era en español”.

"Yo invito a mis sobrinas a que vayan a la iglesia y me dicen: ‘tú eres una anciana ¿qué vas a hablar tú? ¡Ah tiempos feos! ¡Que no vuelvan!’, y lo que hacen es burlarse. Pero éramos felices, sin estar yendo a la playa, que yo conocí cuando me casé. Pero ¿cómo se hace?”, se pregunta quedándose pensativa la nonagenaria.

Olindo Escalona es de El Tocuyo. Trabajó en el Central Tocuyo, goza de la pensión y sirve como ministro extraordinario de la comunión en la iglesia San Francisco de Asís. Recuerda el respeto que había por la casa de Dios. Ahora gritan los niños. Antes, el muchacho estaba en máximo silencio y respeto. Ahora, hasta los mayores conversan dentro del templo.

"Hoy día, si el hijo no quiere ir a la iglesia lo dejan tranquilo. Antes lo asustaban con el demonio. Nos decían: ‘¡mira muchacho! ¡anda a la iglesia porque te va a salir el demonio’, o le echaban dos ‘cuerazos’ para que fuera”, agregó.

Viacrucis

Jiménez continúa evocando que el Viacrucis se rezaba todos los días, desde el viernes de Concilio hasta el Viernes Santo.

Domingo de Ramos

Cuenta Escalona que "todos los feligreses llevaban sus ramos, que luego de ser bendecidos por el sacerdote, los conservaban con mucha devoción”.

"La gente los guardaban; cuando había invierno con viento, quemaban un ramo y lo presentaban a Dios. De esta manera, se minimizaba el mal tiempo”.

Otra práctica era llevar las palmas bendecidas a casa y hacían cruces para colocar detrás de la puerta. Hoy todavía se hace.

Miércoles Santo

Ana también rememora que "se hacía un culto muy hermoso a Jesús de Nazaret”.

Olindo Escalona se suma a esta remembranza señalando que iba mucha gente a la iglesia a pagar sus promesas.

"Recuerdo a un tío que tomaba demasiado y la familia le hizo una promesa al Nazareno; con la fe puesta en el Señor. Nunca más bebió.”

Procesiones

En las procesiones algunos se vestían con una túnica, con el objetivo de pagar sus promesas.

Santo Rosario

Se rezaba todos los días en las procesiones y en la iglesia antes de la misa.

Costumbres de jueves y viernes santos

La gente no se bañaba, ni barría, tampoco iba a la playa porque había la ingenuidad de quien se bañaba se convertía en pescado. Salían sólo para cumplir con los actos litúrgicos. Las familias se reunían en la casa con los vecinos para compartir, no se podía silbar ni cantar.

Había la creencia de que no se podía pisar duro porque se profanaba el cuerpo de Cristo. Durante estos días no se consumían licores y los bares permanecían cerrados. La gente era muy respetuosa, tanto así que hablaban en tono bajo.

Visita a los siete templos

Cuenta Ana que "en mi carro íbamos familiares y amigas, pero cuando vi que mis sobrinas comían chucherías y andaban con bochinche, aplacé la visita”.

Sábado en la noche

Reventaban cohetes a las 10:00 p.m. para celebrar la misa de la Vigilia Pascual, a eso de las 11:00 p.m. En ella había una gran alegría porque se comenzaba a celebrar la resurrección de Jesucristo.

Vestido

Jiménez manifiesta que las mujeres, para ir a los actos litúrgicos de la Semana Mayor, usaban trajes con mangas hasta la muñeca. Escalona recordó que llegaban hasta el talón.

"Los hombres vestían con la mejor ropa que tenían”.

Dice Laura Piedra, nacida de Agua de Obispo, estado Trujillo, en 1954; y quien trabajó en el CNE y participa de la misa en cualquier iglesia, que las mujeres iban con velo blanco o negro.

Comida

Ana comenta que "quedaba prohibido comer carne roja, sólo pescado, sobre todo los miércoles, jueves y viernes. Se comían muchos granos como los garbanzos. Además se hacían dulces de coco.

Piedra agrega que en Agua de Obispo existía la costumbre de comer demasiado, sobre todo dulces como la mazamorra, cabello de ángel y buñuelos.

Escalona añade que, desde su niñez hasta su adolescencia, le decían en su casa: "Hoy vamos a comer pescado, caraotas chivatas, garbanzos o quinchonchos, porque estamos en Semana Santa. Además, bendecían la comida. Estas costumbres yo las asumí y enseñé a mis hijos.”

Los tiempos han cambiado

Respecto a todas estas prácticas socioreligiosas, que se vivían en la Semana Mayor, los entrevistados coinciden en que los tiempos cambiaron y ha minimizado la preocupación por la vida espiritual.

Ana Jiménez no se explica cómo sus sobrinos fueron formados en la fe, pero ahora no están pendientes de guiar a sus hijos. Por ello, ve con preocupación esta realidad porque se están viendo sus consecuencias en la familia y en la sociedad. Pero ella es optimista y sabe que hay muchos jóvenes que están evangelizando y trabajando por la paz en el país.

-Ana, ¿cuál es su recomendación para vivir con calidad espiritual la Semana Mayor? -Unirnos más en los templos y cumplir con las actividades religiosas, con las ofrendas y limosnas para practicar la caridad. Yo le pido a los católicos cumplir con lo que manda la Iglesia que es el recogimiento.

De acuerdo a lo expuesto por los abuelos, es necesario que la sociedad viva en profundidad los valores de fe y sean fortalecidos a través de la asistencia a las celebraciones de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Estos son un estímulo para vivir en la verdad, la justicia, el perdón, el respeto y la reconciliación, valores necesarios que indican el camino a seguir para lograr el la paz personal y el bien común.

 

Las noticias más vistas de hoy

30
ago

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas atraparon anoche al delincuente apodado El Vengador en la calle 48 con carrera 14 al suroeste de Barquisimeto

31
ago

Aproximadamente a las 10:30 de la mañana de ayer, gran cantidad de personas que se encontraban en una cauchera ubicada en la carrera 13 con calle 50, se estremecieron cuando dos delincuentes a bordo de una motocicleta roja se detuvieron en el lugar y el parrillero bajó, se introdujo en el local y con un arma de fuego despojó de su teléfono celular y el anillo de graduación a un funcionario, al parecer del Cicpc

31
ago

Un tribunal de la ciudad india de Bombay ha concedido el divorcio a un hombre que alegó que su esposa mostraba «un excesivo e insaciable apetito sexual», sin importarle lo agotado que estuviera, informan este domingo medios locales

31
ago

Los 96 días que ya pasaron desde que el jefe de Estado anunciara el famoso "sacudón", y los 15 de la "renuncia colectiva de ministros", no lograron que el Palacio de Miraflores oficialice sus medidas para transformar al Gobierno ni que tampoco se decida a revelar los nombres y apellidos de los "ministeriables

31
ago

Un hombre de unos 30 años aproximadamente, de un metro 70 centímetros, piel morena, cabello negro y quien vestía un jeans azul, chemise azul a rayas blancas, zapatos deportivos y un tatuaje de un sol en el hombro derecho, llegó a eso de las 4:30 de la madrugada de ayer a la estación policial ubicada en la calle 55 con avenida San Vicente de Barquisimeto a pedir auxilio

30
ago

El simple hecho de quitarle la vida a un ser indefenso, como es una bebé de 15 meses, ha conmocionado a la ciudadanía, llegando a pensar que la autora del crimen no estaba en sus cabales y más si se trataba de su propia hija

© 1998 - 2014 C.A. EL IMPULSO | J-00012371-3

Barquisimeto - Venezuela - Todos los derechos reservados