Cerrar este anuncio
Publicidad
12
may

“El Guly” evadió a la policía durante casi una década


Escrito por Sala de Redacción / Foto: Enmanuel Sorge
mayo 12, 2013

Por más de ocho años Carlos Eduardo Pérez, alias "El Guly”, logró burlar a las autoridades policiales larenses. Aunque se le señalaba de diversos crímenes la policía nunca pudo ponerle las manos encima.

Las muertes en las que presuntamente involucrado estaba, siempre ocurrieron muy cercanas uno de otras; aun así el hombre nunca siguío en libertad por mucho tiempo.

Juan Manci, residente del oeste de Quíbor, dice que conoció a "El Guly” y andaba tranquilo en las calles. "Parecía un ciudadano normal, no lo veías huyendo como la mayoría de los delincuentes, él hablaba con la gente, era un tanto tratable, cuando lo veías, no parecía que fuese ese hombre que por muchos años hizo estremecer a Quíbor y a toda Lara con sus asesinatos y secuestros”.

"Estatura mediana, piel blanca, ojos verdes, cabello rapado de color castaño y siempre rasurado, parecía uno de esos muchachos tranquilo, fácilmente pudo pasar por abogado o estudiante universitario frente a la policía”, comenta Manci.

Pero detrás del rostro amable se ocultaba una mente que fue capaz de cometer al menos 40 asesinatos en una población que a duras penas sobrepasa los 70 mil habitantes y en la que antes de que éste apareciera en escena era muy extraño que ocurriera un homicidio.

Juan Godoy, otro habitante de Quíbor, comenta que siempre escuchó hablar de El Guly y coincide en que aunque no se le veía huyendo sí tenía métodos eficientes para evadir a las autoridades.

Se iva a las zonas montañosas e inhóspitas de municipios cercanos como Morán y Andrés Eloy Blanco. "Siempre se decía que sus escondites estaban en zonas montañosas en los que la polícía no patrulla. Se dice que en muchos de esos sitios tuvieron a gente en cautiverio.

Son tantas las cosas que se dicen de este señor que uno no sabe cuál es la verdad, si en realidad esos sitios eran para esconderse o para tener a las personas en cautiverio sin que los funcionarios policiales pudieran hallarlos”.

Apoyo económico

El Guly no solamente tenía tentáculos en las comunidades donde estaban algunos de sus amigos o secuaces, también tenía como aliados a exitosos empresarios de la zona a los que supuestamente hacía "favores” y estos de alguna manera se lo retribuían.

"Eran trabajos como escolta personal, escoltaba sus mercancías y estos en ocasiones le retribuían esos favores.

No sé de qué manera lo ayudaban, pero lo curiosos era que tenía la capacidad de relacionarse con gente de la alta sociedad, eso seguramente influyó para que los cuerpos policiales no pudieran atraparlo, creó su propio escudo a través de las relaciones públicas que manejaba”, comentó un funcionario policial y abogado destacado en Quíbor.

Las bandas

La existencia de El Guly transformó a Quíbor y sus alrededores, el pueblo y sus caseríos cercanos, se convirtieron de tranquilos poblados en violentas guaridas de bandas delictivas, conformadas en su mayoría por adolescentes que se movilizan en motos y armados para atracar, cobrar vacunas o secuestrar a transportistas, productores agrícolas o cualquier otra víctima que quedara expuesta al movilizarse por las carreteras cercanas.

Todas estas bandas de alguna manera se fueron formando bajo la influencia de El Guly.

Las noticias más vistas de hoy

26
ago

El presidente de la República, Nicolás Maduro informó este martes que el sistema de captahuellas para las compras en mercados y comercios del país se realizará por fases y será a voluntad

27
ago

El patrimonio histórico de Barquisimeto se viene abajo. La falta de mantenimiento a las viviendas más antiguas de la ciudad ha causado estragos en sus estructuras, mucho más con los torrenciales aguaceros caídos en las últimas semanas

27
ago

Obituarios 27/08/2014

27
ago

Como ocurre cada vez que llueve sobre Barquisimeto, este martes no fue diferente y, aunque afortunadamente no hubo daños mayores que lamentar, la vialidad en diferentes sectores sí resultó afectada

26
ago

Stiben Fransua Castañeda Boza, de 33 años, perdió la vida anoche en medio de una colisión vehicular con una gandola

26
ago

En horas de la noche del domingo, fue asesinada Lilibeth Carolina Mendoza de 31 años, quien se dedicaba al comercio informal, en el sector Maximino Rojas de La Mata en Cabudare, del municipio Palavecino

© 1998 - 2014 C.A. EL IMPULSO | J-00012371-3

Barquisimeto - Venezuela - Todos los derechos reservados