Cerrar este anuncio
Publicidad
07
dic

Café de excremento de elefante, una exquisitez en Tailandia


Escrito por AP/IML
diciembre 07, 2012

En las montañas boscosas del norte de Tailandia, una manada de 20 elefantes produce uno de los cafés más caros del mundo. En realidad, lo excreta.

Promovida como terrosa y suave al paladar, la exótica y nueva bebida se elabora con granos que se dan de comer a algunos elefantes tailandeses. Los granos se recuperan un día después de entre el excremento del paquidermo.

Una reacción en los intestinos del elefante crea lo que, según el creador de esta idea, es un café con sabor único.

Ya sea que resulte repugnante o extrañamente seductor, éste no es sólo uno de los cafés más inusuales del mundo. A 1.100 dólares el kilo (500 dólares por libra), se encuentra además entre los más caros.

Por ahora, sólo los adinerados o los trotamundos tienen acceso a una taza del llamado Café Marfil Negro. Fue lanzado el mes pasado en unos cuantos hoteles de lujo en sitios remotos _primero en el norte de Tailandia, luego en las Maldivas y ahora en Abu Dabi, Emiratos Arabes Unidos_con un precio aproximado de 50 dólares la taza.

The Associated Press viajó al sitio de producción del café en el Triángulo de Oro, una región históricamente famosa por producir drogas más potentes que el café, para ver en acción a los enormes encargados de producir esta "delicatesen"... y para probar el producto terminado en una delicada taza.

En las brumosas montañas donde Tailandia colinda con Laos y Mianmar, el creador del café cita investigaciones biológicas y científicas para responder las preguntas elementales: ¿Por qué elefantes?

"Cuando un elefante come granos de café, sus ácidos estomacales reducen la proteína del café, que es un factor clave en el amargor", dijo Blake Dinkin, que ha invertido 300.000 dólares en desarrollar el café. "Uno obtiene una taza que es muy suave sin el amargor del café normal".

El resultado es similar en el café de gineta, o kopi luwak, otra variedad exorbitantemente cara extraída del excremento de un mamífero parecido a la marta y llamado jineta. Pero el enorme estómago del elefante ofrece algo más.

Se debería pensar en el elefante como el equivalente del reino animal a un tostado lento. Le toma entre15 a 30 horas digerir los granos, que se mezclan con plátanos, azúcar de caña y otros ingredientes en la alimentación del elefante para darle ese único sabor terroso y frutal, dijo el canadiense de 42 años que tiene un antecedente en la producción del café de jineta.

"Mi teoría es que el proceso natural de fermentación se lleva a cabo en los intestinos del elefante", dijo Dinkin. "Esa fermentación le brinda sabores que no se obtendrían de otros cafés".

Foto: Archivo

Las noticias más vistas de hoy

01
sep

Este lunes una protesta se registró en la Avenida Venezuela con Avenida Morán de Barquisimeto, la cual generó un fuerte congestionamiento vehicular en la zona. Tres personas resultaron detenidas en el hecho

02
sep

Agotados, molestos e indignados. Así se encontraban los usuarios en las afuera del Saime ubicado en la avenida Lara la mañana de este lunes, debido a las penurias que deben pasar en el intento por retirar su pasaporte

02
sep

El panorama de la oposición venezolana en las venideras elecciones parlamentarias del 2015 es poco claro y hasta desfavorable, ciertas reformas contempladas desde el Consejo Nacional Electoral (CNE) hacen mella en la expectativa de la salida institucional y constitucional planteada por este citado factor político

02
sep

Obituarios 02/09/2014

01
sep

Durante el acto del tercer congreso de Psuv y primer taller para el diseño, la psuvista María Estrella Uribe, se dirigió a los presentes con el fin de enseñarles la oración a Chávez, o como ella la llamó, “la oración de los delegados”

30
ago

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas atraparon anoche al delincuente apodado El Vengador en la calle 48 con carrera 14 al suroeste de Barquisimeto

© 1998 - 2014 C.A. EL IMPULSO | J-00012371-3

Barquisimeto - Venezuela - Todos los derechos reservados